Robar abrazos

Te robaría mil abrazos que me diesen aquello que ansío, pero son otros los que no me dejan…

No me deja la envidia insana, la ira, la rabia, la impotencia, el odio que tengo hacia mí mismo. No me deja mi ser, mis entrañas, me obstaculizan el paso hacia la felicidad, y encima se creen superiores a mi propio corazón…

Tengo ganas de besarte, de contarte cuánto te quiero, de, juntos, llegar al infinito entrelazados, cuando el amor pasa de ser palabra a acto, y el acto de ser uno más a aquél que nunca querrás olvidar.

Te pido disculpas, no puedo ser más escueto, porque el pasado me obliga en volverte a recordar, la distancia me incita a quererte olvidar, y tú…

Tú me obligas a olvidarme de mí mismo, de mi propia vida, de mi propio ser, de lo único que a ciencia cierta tengo… Me obligas a amarte y a querer hacer mil locuras por poder volver a besarte, a sentirte, a abrazarte, a quererte más aún, a adorarte como cúspide de mi vida, a convertirte en mi faro y mi única guía, y hasta a ser capaz de acabar con mi vida sólo por el hecho de que nunca más te robaré un abrazo como aquél, que con tanta tensión, evitabas disimular al no dármelo, y que te pude robar con mil besos y caricias, y con lo más bello y hermoso que nunca sentí…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s